ÉRASE UNA VEZ.. MUJER.


📚La evidencia sugiere que acostarse de espaldas -la llamada “posición obstétrica”- durante el parto prolonga el trabajo, ⬆️aumenta el dolor y ⬇️retrasa las contracciones, sin embargo, la mayoría de las mujeres en la mayoría de países occidentales dan a luz en esta posición. ㅤㅤㅤ 🤔Entonces, ¿cómo es que las gestantes terminan dando a luz en esta posición tan poco recomendable?🛌 Bueno, la respuesta es radica en el capricho de un rey francés del siglo XVII👑. ㅤㅤㅤ 🗣️"Antes del reinado de Luix XIV, la historia registrada del parto indica que las posturas verticales de nacimiento se usaban más ampliamente”, escribió la profesora Lauren Dundes en el American Journal of Public Health. ㅤㅤㅤ 📚Diversos artículos, entre ellos uno publicado por el American Journal of Public Health, indican que al rey le gustaba 👀ver dar a luz a todas las mujeres que preñaba, pero que se frustraba por la poca visibilidad del uso de banquillos para dar a luz —que se habían popularizado desde siglos anteriores—, por lo que la posición en que la mujer se recostaba le resultaba más favorable, a pesar de que generaba mayor incomodidad para una mujer. ㅤㅤㅤ A François Moriceau, el ginecólogo que asistía los partos, le pareció bastante cómoda la posición ya que no tenía que agacharse ni acostarse para recibir al bebé. 👶 Y desde entonces las mujeres dan a luz en posición acostada boca arriba, por la sencilla razón que la posición es más cómoda para los que lo asisten. ㅤㅤㅤ ㅤㅤㅤ ㅤㅤㅤ